miércoles, 8 de agosto de 2007

El insomne - Jose Manuel Enriquez Ariza



Recurre a los viejos trucos
cuenta corderos, respira
hondo y despacio, no pienses
en los asuntos del díaque se aproxima
y no acaba de llegar.
La noche es una oficina,
un teléfono que suena,
un hombre que dictamina
en voz alta sobre todas
las cuestiones de la vida.
La noche es una pesada
lección de filosofía.A
lo lejos, pasan trenes,
y en la ventana se afina
un rumor de terraplenes
sacudidos, de cornisas
afiladas por el viento,
de motores que eternizan
su fuga hacia el infinito.
Mira el reloj y resígna-te
a dejar correr las horas
que te quedan. Todavía
no ha pasado lo peor:
cuando esa luz enfermiza
que precede a la mañana
coloree las cortinas,
el sueño te habrá rendido.
Y comenzará otro día
incomprensible, extremado,
lento, prolijo. Y la vida
te parecerá otra vez
una extraña pesadilla.

No hay comentarios: